Rememorando los clásicos (II): El chaleco de vestir

Cuando hablamos hoy en día del chaleco, muchos pensarán en el típico chaleco de plumas que usamos a veces para quitarnos un poco el frío, ya sea encima de un jersey, una sudadera o  una camisa. Sin embargo, aunque no dejan de ser chalecos, hoy no me refiero a ese tipo, si no al chaleco clásico, al chaleco de vestir.

El chaleco de vestir es esa pieza necesaria en todo armario de un hombre amante de la moda clásica, una pieza imperecedera tanto en su forma como en su contenido pues, ya sea de un color u otro, de un estampado en especial o un tejido en particular, siempre surgirá la ocasión de ponérselo, otorgándole a su portador una distinción especial. Centrándonos en esta prenda, podemos decir que, en cuanto a la forma, tipos hay muchos, y en cuanto a estampados también, ya sea en cuadro de ventana, en príncipe de gales o en cuadro vichy (dedicaré una entrada futura a los tipos de estampados y tejidos), y lo mismo ocurre con los tejidos, pudiendo ser en algodón, tweed o lana, entre otros.

(vestirseporlospies.es)

Como podéis observar en la imagen sobre estas líneas, las formas básicas son numerosas, por lo que si le añadimos la posibilidad de combinar formas, tejidos y estampados, las posibilidades son infinitas, permitiendo elegir uno para cada ocasión, formal o informal, y para todos los gustos. Quizá a todos no nos queden bien todos los tipos de chaleco, pues la fisionomía también juega un papel importante, por lo que deberemos buscar aquel que realce más nuestra figura, pues el chaleco contribuirá a realzar nuestra zona pectoral.

Por otro lado, los chalecos normalmente tienden a asociarse en conjunto con el traje en cuanto a mismo color o estampado, esto es, el clásico tres piezas (chaqueta, chaleco y pantalón) pero eso no nos impide usarlo como una pieza complementaria o separada, pudiendo usarla con un estampado o color que contraste con el resto del conjunto así como usarlo como única pieza, sin estar acompañado de chaqueta, en ocasiones más informales.

Por último, resaltar la versatilidad de esta perfecta prenda en cuanto a la posibilidad de añadirle accesorios como el pañuelo de bolsillo, doblado en su forma más simple, o con el reloj de bolsillo, que contiene otras múltiples variantes. Podéis ver una imagen a continuación.

Formas de poner reloj de bolsillo

Por último, qué decir que no hayáis pensado ya de esta prenda y, si no te habías percatado de sus posibilidades, ahora no lo pienses y dale uso. Podéis encontrar chalecos en numerosas tiendas de moda clásica masculina, y sin ser necesariamente sastrerías, como en HE Mango, Harrys 1982 o  Silbon, entre otras. Yo ya tengo los míos, ¿y tú, te animas a ponerte uno?

Como viene siendo habitual, unas pequeñas imágenes para inspirarse.

Saludos. AM.

Alexis Martín Chaleco

 chaleco de vestir

Alexander-Kraft-embajador-de-Cifonelli-via-The-Rake-e1363103412910

reloj-bolsillo-8-hoy

Fabio Attanasio

Alexis Martin Chaleco

chaleco rosa


Dame tu voto en HispaBloggers!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *