De profesión, marketero.

Me dispongo a escribir este post en base a la reflexión que me viene a la cabeza en cuanto a la profesión del marketero, y os preguntareis, ¿qué es lo que pasa? Bien, quiero compartir la reflexión con vosotros en base al posible desprestigio que tiene en el mundo cotidiano, pues no es la primera vez que escucho como el trabajo en el mundo del marketing, y el marketing en sí mismo, es algo evidente y sencillo, irrisorio en ocasiones, un trabajo de niños dicen algunos… ¡qué equivocados están!

Mi reflexión me lleva más allá al pensar en las redes sociales, pero las redes sociales entendidas como instrumento de marketing, instrumento de carácter profesional y que, sin duda, refleja el carácter personal del individuo.

Entremos en el tema objeto de reflexión. A menudo me encuentro con conocidos que parece que ridiculizan el trabajo en marketing, como he dicho antes, y claro, yo me pregunto el por qué. En castellano podríamos traducir marketing como mercadotecnia, esto es, el mercadeo, conseguir poner nuestro producto en la mente del consumidor, eso es el marketing a grandes rasgos. De ahí derivamos en cientos de teoría y estrategias para llevar ese proceso a cabo, estrategias que deberemos ir adaptando en base a las circunstancias que rodean tanto al consumidor como al producto en sí mismo. ¿Os parece fácil de verdad? ¿Un juego de niños?

Cierto es que el mundo financiero es complejo y quizás, exótico pero, ¿hace eso del marketing una tarea sencilla al alcance de todo el mundo? Queridos lectores, la respuesta es no, y pese a quien le pese, no todos podemos dedicarnos eficazmente a ello, y ninguno de nosotros seguramente será considerado en un futuro un gurú del marketing. Repito, no podremos, aunque si de verdad nos consideramos un intento, realmente no lo somos, pues como ya dije en una ocasión por Twitter, un gurú del marketing no puede considerarse a sí mismo como tal, sino que los demás son quienes han de considerarlo, son los demás quienes deben elevarnos a tal condición.

A modo de conclusión, hablaré de las redes sociales desde el punto de vista profesional, mundo que he descubierto hace poco y que realmente me entusiasma, mundo que me impulsa a ser autodidacta en la medida de lo posible. Pues bien, recuerdo conversaciones con personas y tener que aguantar como el Social Media es un absurdo, es irrisorio y simple… ¡Cuánta ignorancia! Rogaría a esos individuos investigar un poco antes de emitir opinión, y no es que yo sea un sabio en estos temas, que sin duda mi conocimiento no abarca un haz de ese mundo social tan inmenso.

Muchas veces este mundo se ve de una forma un poco “friki” por decirlo de alguna forma, pero realmente es un mundo complejo y dinámico, tal como las redes sociales que, sin duda, han revolucionado el mundo del marketing clásico y, si es verdad que los principios clásicos siguen aplicándose, no es menos cierto el decir que las reglas del juego han cambiado y siguen cambiando a una velocidad vertiginosa, y que obligan a un reciclaje constante, tal y como ha afirmado algún que otro gran dirigente de marketing en compañías multinacionales.

Casos concretos pensareis… Sí, es lo justo. Por eso os recomiendo visitar #MarketerosNocturnos (http://www.marketerosnocturnos.com/) , comunidad iberoamericana que comparte conocimiento sobre marketing y redes sociales a través de Twitter y, bueno no diré más, pasaros por la página e investigad porque, os guste o no el marketing, la curiosidad debería poder ante la primeriza pereza.

Por último, y con el fin de no extenderme más, os dejo un interrogante, ¿acaso todas esos perfiles de empresas en las diferentes redes sociales se han creado por casualidad sin ninguna estrategia ya pensada? Mi respuesta, detrás de cada uno de esos perfiles existe una estrategia perfectamente detallada para conseguir el objetivo de captación deseado.

¿Acaso no hay una estrategia afectuosamente pensada para conseguir que ahora mismo estés terminando de leer mi post?

Imagen


Dame tu voto en HispaBloggers!

Un comentario en “De profesión, marketero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *