Internet y las abejas.

Esta idea para el post se me ocurrió durante un seminario sobre la importancia de internet en el mundo actual y, es que justo en el momento en el que nos hablaban de lo que había supuesto internet a lo largo de su historia hasta llegar a la época actual, me vino a la cabeza aquella frase o, mejor dicho, idea  de Einstein que decía que si las abejas se extinguiesen, la humanidad se extinguiría a los pocos años.

Esta idea fue motivo de sorna en la sociedad del momento y tomaron a Einstein como un loco, pero después se ha demostrado la absoluta importancia de estos insectos a menudo tan minusvalorados, y es que existen datos tan asombrosos como que el 75% de la polinización del planeta es gracias a las abejas, o que un tercio de los alimentos que consumimos se deben a la gran labor que ejercen estos “animalitos”. Pues bien, retomando el sujeto “internet”, podemos pensar, a modo de comparativa, ¿acaso internet no se veía como algo imposible? ¿Podría pensarse cuando se concibió la idea de internet en el alcance e importancia que ha asumido en la actualidad?. En mi opinión, por supuesto que no era previsible.

Por seguir la comparativa, igual que las abejas asumen un papel imprescindible en el mundo natural, internet asume un papel de que podríamos calificar como de importancia vital en todos los ámbitos, pues en este momento sería imposible concebir una vida sin internet. Es cierto que existen comunidades reacias a la tecnología y los numerosos avances científicos, pero no es menos cierto que, si bien ya hemos probado estos avances tecnológicos, nos resultaría imposible retroceder siglos de avance en el caso de la desaparición de esta tecnología como es internet. Y es que, internet, se ha erigido como una fuente de información  tan brutal y tan sólo a unos segundos de distancia, que resulta difícil imaginarse el mundo sin tal acceso inmediato a tantos teras de información actualizada casi de inmediato.

El problema, y a la vez importancia de internet, radica en la implantación que este fenómeno tecnológico ha vivido en nuestra sociedad, pues es conocido por todos que internet no solo se basa en la cantidad ingente de información, sino en la interconexión de su información, de su aplicabilidad a cualquier aspecto cotidiano de la vida. Así mismo, podemos ver como esta interconexión agranda a este “coloso” llamado internet que podríamos decir que va evolucionando por sí mismo  y que puede llegar a un punto imparable.

Para finalizar, y a modo de unión o conexión entre ambos conceptos desarrollados aquí, parece evidente su relación, si bien desde dos perspectivas diferentes, esto es, la natural y la tecnológica, pero que se yuxtaponen en una sola, la social, pues al fin y al cabo, sin la existencia de una de ellas la vida del ser humano se vería mermada en gran medida, y supondría unos problemas vitales y sociales que, sin duda, cambiarían la forma de relación entre el ser humano, provocando, tal vez, una vuelta a nuestros orígenes.

Sin embargo, aunque parece que el aspecto de las abejas es desconocido, la revista Time ha reflejado en portada lo que ya he mencionado antes, sin abejas, nos quedamos sin alimentos, y es que se aportan datos tan relevantes como el hecho de que se estima que la polinización en Estados Unidos que realizan estos insectos sobre los cultivos asciende a la cifra de los 15.000 millones de dólares, cifra que no puede dejarnos indiferentes.

Pero, ¿os habéis parado a pensar en la importancia de cada aspecto? ¿La importancia de internet?¿La radical importancia de estos pequeños insectos?

Yo sí, y por esa razón escribo esto. En mi opinión, si bien es cierto que la importancia de internet en el mundo es radical, no es menos cierto que podemos tener en consideración a estos insectos que, sin duda, hacen más por nosotros que lo que nosotros hacemos por ellos, y es que no pretendo hacer apología del medio ambiente, simplemente aportaros mi pequeña reflexión al respecto, puesto que me parece que en estas pequeñas cosas es donde se centran las diferencias y las cosas realmente importante, es precisamente en los detalles donde podemos encontrar la verdad, pues si estos insectos desaparecen, un tercio de los alimentos en el mundo también lo haría y, es por ello, por lo que efectúo esta pequeña y tal vez rara comparativa con el fenómeno internet, porque, ¿qué haríamos si de un día para otro desapareciese internet? ¿Podríamos soportalo? ¿Podríais soportarlo? Yo, sinceramente, creo que no. ¿Vosotros?

Portada de la revista 'Time'


Dame tu voto en HispaBloggers!

Un comentario en “Internet y las abejas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *